Una dulce expresión para dar tributo de una manera digna la relación que existe entre el hombre y su mascota